Saltar al contenido

El día a día de vivir con ansiedad social

mayo 16, 2019

Estamos ante un trastorno que se presenta en muchos niveles del organismo y no tan solo como un cuadro de ansiedad. Probablemente sus síntomas se den no solamente ante la situación que provoca el miedo sino incluso cuando simplemente se piensa en ella. Taquicardia, tartamudeo o dificultades al hablar, hiperventilación, sudor frío (con frecuencia en las manos), tensión muscular y temblores, son algunas de las manifestaciones más habituales. Los vómitos o náuseas también aparecen con cierta regularidad, pero con una frecuencia menor. Igualmente se debe vivir con síntomas cognitivos. En la mayoría de las ocasiones predominan los pensamientos relacionados con el temor a ser descalificado, a no gustarle a alguien en concreto o a un grupo de personas específico o a sentirse humillado. Si bien son miedos que mucha gente tiene, la clave de quienes sufren ansiedad social es que este tipo de pensamientos los perturban durante gran parte del día, sin que necesariamente tengan que afrontar una situación estresante en el futuro cercano. Es por ello que buena parte padece también lo que se llama distorsiones de personalización, o sea, que creen que todo lo que piensan los otros sobre ellos es negativo, sin importar quien sea la otra persona. Asimismo, tienen distorsiones del pensamiento de adivinación, creen saber que los otros piensan de manera negativa sin haberles preguntado; distorsión de lectura del pensamiento, piensan todo el tiempo que los demás no quieren que esté presente, y sus ideas siempre suelen ser exageradas y catastrofistas. Ante el miedo intenso a relacionarse con otras personas, el afectado de ansiedad social suele tener una tendencia a evitar situaciones sociales como pedir información, participar en conversaciones, ir a reuniones, preguntar en público, entre muchas otras acciones del día a día. un trastorno, que a su vez puede provocar crisis de ansiedad y llevar a la baja autoestima, bajo estado de ánimo y a evitar por completo las situaciones sociales. Saben que sus temores son desproporcionados, pero no pueden evitar dejarse llevar por él, aún a sabiendas de que es irracional. Les resulta casi imposible afrontar las situaciones sociales temidas sin huir, incluso cuando se trate de racionalizar el tema.

Anuncios

From → Fobia Social

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: