Saltar al contenido

Ansiedad social, cuando saltan todas las alarmas

mayo 3, 2019

Cuando la ansiedad no obedece a la lógica y deja de ser razonable, cuando por completo nos domina haciéndonos vulnerables ante los sucesos que acontecen en nuestra vida, entonces nuestra mente se aferra a pensamientos de los que no conseguimos distanciarnos. De pronto el pánico se cierne sobre nosotros. Nos cuesta concentrarnos, conciliar el sueño… Nuestros amigos y familiares por regla general no comprenden este tipo de sufrimiento que no responde a un problema concreto o incluso a una anomalía que pueda observarse. Pero la fobia social está ahí presente de manera meridiana, arruinándonos la vida. En ese instante saltan todas las alarmas… Somos conscientes de que no existe nada grave, pero no podemos entrar en razón. La ansiedad social ha adquirido un carácter ilógico, irracional, que no responde al sentido común. En lugar, como al resto de mortales, de ayudarnos a adaptarnos mejor a una situación determinada, la ansiedad se ha convertido en algo inútil e improductivo. Se intensifica, obstaculiza la labor que estemos realizando y la sentimos como un sufrimiento verdadero e insoportable. ¿Es ya demasiado tarde para solucionarlo?

Cuando no podemos dominar la ansiedad, sentimos impotencia y en no pocas ocasiones ira contra nosotros mismos. Nos culpamos por no poder reaccionar. La fobia social nos impide vivir con normalidad y no nos da ni un respiro. Se tiene la impresión de que no acabará nunca, de que jamás veremos el final del túnel. Y en efecto, si no tomamos medidas serias ¡YA! se puede volver permanente y dominante.

Hoy día los especialistas saben que la ansiedad social no puede explicarse únicamente por la genética y la biología. También existen causas psicológicas, como los acontecimientos vividos en la infancia, la educación y las experiencias que han dado forma a nuestro carácter, forma de ser…: nuestra personalidad. La ansiedad es una emoción fundamental, necesaria en el desarrollo del niño, en la construcción de uno como personas y nuestra adaptación al mundo y a sus peligros. Pero cuando se nos escapa su control constituye un severo inconveniente. Por eso, la fobia social no sólo se trata, sino que también se gestiona y podemos aprender a aceptarla para que deje de ser un obstáculo en la vida.

Anuncios

From → Fobia Social

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: