Saltar al contenido

Cómo acudir a una fiesta si sufro fobia social

febrero 25, 2019

“Soy un aburrido, nadie me encuentra atractivo…”. La fobia social es el miedo a situaciones que nos obligan a interactuar con otros. A ese tipo de pensamientos (y muchos más) que entrecomillamos hay que añadir que, además, no solo nos aturden sino que nos causan sudoración, palpitaciones, la boca se queda seca, etcétera. La gran mayoría de afectados necesitan ayuda profesional pero si todavía no te has decidido acudir a un especialista, aplícate estos consejos para intentar amortiguar la situación y tratar de pasártelo bien a pesar de todo, porque huir de ese tipo de experiencias no es el mejor remedio para mejorar nuestra vida. Así que la primera recomendación es resistir la tentación de cancelar. Es lo más sencillo, y habitual, mandar un mensaje y decir que nos ha surgido un compromiso y que no podremos asistir. Probablemente se sentirá un alivio inmediato después de hacerlo pero todo esto solamente servirá para reforzar la necesidad de evitar esos compromisos e irá creándonos un mundo cada vez más chiquitito. Además de que los síntomas acabarán empeorando si nos aislamos. No importa cómo nos sintamos, hay que ir a esa fiesta. Mientras más situaciones sociales enfrentemos más cómodo nos sentiremos en ellas. Para forzarnos a ir podemos probar a invitar a alguien cercano que nos ayude a pasar mejor el trance.

Ve dispuesto y ensayado para empezar conversaciones. Las personas con fobia social suelen temer no encontrar a nadie para hablar o no ser capaces de entablar una conversación real. Lo mejor es tener en mente algunos tópicos para seguir una charla o, incluso, para comenzarla. Por ejemplo, una buena serie de televisión, un tema no demasiado conflictivo, o algo que te guste y que domines.

Hazte el firme propósito de hablar con al menos tres desconocidos. Ir a un evento y hablar tan solo con la persona que conoces no ayudará a combatir y vencer la ansiedad. Hay que sobreponerse y proponerse charlar con personas nuevas al menos cinco minutos con cada uno de ellas.

No bebas mucho ya que aunque pueda parecer que el alcohol nos abre y que superamos el miedo en menos tiempo, lo que de verdad pasa es que cada vez necesitaremos más bebida para alcanzar ese estado de sociabilidad porque el cuerpo se habituará y creará tolerancia al alcohol. Podemos encima comenzar a tener otro tipo de problemas en las fiestas y que nos dejen de invitar. La culpa vendrá provocada por beber pero nuestra ansiedad nos dirá que es por nuestra forma de ser y eso no ayudará a que mejoremos con la fobia social.

Si en medio de la fiesta nos sentimos abrumados, hay que sentarse tranquilamente y esperar a que se nos pase. La ansiedad no nos va a matar y los síntomas durarán alrededor de un cuarto de hora. Saberlo ayudará a poner la ansiedad en perspectiva y relativizar el mal estado en que nos hallemos.

From → Fobia Social

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: